Están golpeando mi puerta

Están golpeando mi puerta,
me pregunto si eres tú,
pues ella está abierta
siempre para que entres tú.
Me levanto de la cama
y todo veo vacío,
a lo mejor fue el viento
o el crujir de mi lamento.
De nuevo golpean la puerta,
y me doy yo cuenta al fin,
que es mi pecho el que late
como golpeando con fuerza.
Lo abro con mi pensamiento
y recuerdo el momento,
cuando con tu compañía
también golpeaba mi pecho.
Pero ya pasó ese momento
de felicidad junto a mi lecho;
y ahora solo en mi tu pensamiento
marca el fin de este lamento.
Están golpeando la puerta
pero ya no me levanto,
pues sé que es el lamento
de mi triste corazón.
Están golpeando la puerta
y yo me quedo dormido,
pues bien sé que tu cariño,
jamás volverá conmigo.
Están golpeando la puerta,
la que siempre esta abierta…

Ernesto R. Ukrow Zapata

Leave a Reply

"));